fbpx
¡TIENDA ONLINE CON ENVÍO GRATUITO A TODA ESPAÑA!

existentialcomicscabecera

existentialcomicscabecera

botonSIG

Dragones y Mazmorras y Filósofos V: La batalla de los Cinco Filósofos

Y llegó el día en que utilitaristas, objetivistas, comunistas y egoístas se conjuraron en ir todos a una: para matar a Nietzsche. Y también le dijeron que su grupo era pero que muy pro y que no permitían otorgar nuevos roles a los personajes, por lo que, una vez muerto, tenías que esperar fuera sin hablar.

¿No lo has pillado?

En Para una moral de la ambigüedad, Simone de Beauvoir describe múltiples formas en que una persona puede evitar genuinamente interesarse por el mundo, y una de ellas era la del «aventurero», que sale en busca de aventuras sin interesarse por el contenido de dichas aventuras. Lo hace sólo para «escapar de la angustia existencial», y evadir una confrontación auténtica con lo Otro (es decir, interesarse por el mundo en toda su extensión desde una postura moral).

John Stuart Mill fue un utilitario precoz, que creía que el único bien era asegurar la mejor vida posible, y la mayor felicidad, para el mayor número de personas. Como la felicidad de toda persona cuenta lo mismo, debemos trabajar para asegurarnos de que todos disfrutan de la vida más feliz posible. Mill formuló, sin embargo, algunas distinciones entre diferentes tipos de felicidad, y su teoría sobre el utilitarismo fue más allá de maximizar el mero placer, como proponía Bentham.

Ayn Rand fue una filósofa y escritora del siglo XX, y, pese a que ha sido ampliamente ignorada en la filosofía académica, sigue siendo muy apreciada en la comunidad de fanfics sobre trenes, por su influyente obra La rebelión de Atlas. Dicha obra cuenta con el honor de ser el más largo, y quizá el mejor fanfic sobre trenes jamás escrito.

Karl Marx es conocido, obviamente, por su manifiesto comunista. En El capital analiza el «tiempo de trabajo socialmente necesario» (aquí sustituido por «tiempo de trabajo lúdicamente necesario»). También estudió cómo los obreros estaban alienados respecto del producto de su trabajo. No lleva pantalones porque, por lo visto, a veces estaba tan arruinado que se veía obligado a empeñar su único juego de pantalones, lo que le impedía salir de casa. Cómo pudo regresar a la tienda de empeños para recuperarlos queda a la imaginación de cada uno.

Max Stirner fue un egoísta, anarquista y en cierto modo también nihilista. Su postura respecto a los derechos de propiedad era la siguiente: «a quien sepa cómo tomar y defender la cosa, a ése pertenece». Pensaba que todos deberían trabajar en su propio beneficio, y agruparse sólo en «uniones de egoístas», que vendrían a ser grupos que trabajan codo con codo en aras de su propio bien personal. Si formar parte del grupo dejara de ser provechoso para el individuo, éste debería abandonar el grupo, o el propio grupo debería disolverse.

Filósofos en este cómic:
De la serie:
Más tiras de:

Esta tira es una adaptación al castellano de la original, de la serie Existential Comics, cuyo autor es Corey Mohler.