fbpx
¡TIENDA ONLINE CON ENVÍO GRATUITO A TODA ESPAÑA!

existentialcomicscabecera

existentialcomicscabecera

botonSIG

CSI: Atenas

Pero no hay nada en la doctrina estoica que estipule que no puedes festejar cuando a ese capullo superfamoso le dan lo que se merecía, por lo que Zenón de Citio se pegó una buena fiesta esa noche.

¿No lo has pillado?

Este cómic, si es que tiene algún sentido, versa sobre las paradojas de Zenón. El mismo Aristóteles fue el primero en proponer la solución a la paradoja más famosa de Zenón. La paradoja nos brinda la imagen de una flecha que se dirige hacia su objetivo. Zenón postula que la flecha debe viajar primero la mitad de la distancia que la separa de su objetivo. Pero entonces, una vez que ha llegado a la mitad, debe recorrer de nuevo la mitad para llegar hasta ese punto, y así en adelante. Hay un número infinito de «mitades», y, dado que no es posible viajar una cantidad infinita de distancias en una cantidad finita de tiempo, el movimiento es imposible. Aristóteles dice que cada distancia sucesiva se reduce en la misma proporción que el tiempo necesario para recorrerla, por lo que la flecha es capaz de viajar infinitamente por esas muchas «mitades», ya que éstas devienen infinitamente pequeñas. Una solución digna, pero no es que aportara demasiadas pruebas al respecto. Arquímedes, en cambio, demostró de forma concluyente, por primera vez, que se puede sumar una serie infinita a una cantidad finita. Aportó una demostración mediante la geometría de que una serie similar a la de la paradoja, 1/4 + 1/16 + 1/64…, equivale a ⅓. Logró esto mostrando que cada caja de la serie mantiene una razón constante con otras dos cajas de idéntico tamaño, dando lugar a que el resultado de la serie sea ⅓. Esta especie de solución describía mejor aún la paradoja de Zenón tras la invención del cálculo, pese a que todavía hay quienes dicen que las pruebas matemáticas de esa naturaleza en realidad no pueden resolver la paradoja de Zenón, pues no guardan relación con el mundo físico (es decir, tiempo y espacio no pueden dividirse necesariamente de manera infinita, entre otras cosas).

Existe una teoría que dice que, en realidad, no fue Pitágoras el creador del famoso «teorema de Pitágoras», sino que se le ocurrió a uno de sus estudiantes (bueno, más bien a uno de los miembros de su secta, según se cuenta). Pitágoras había ideado un desafío para encontrar la razón exacta del tercer lado de un triángulo rectángulo. En su lugar, el estudiante descubrió el teorema de Pitágoras, y demostró que la raíz cuadrada de dos es un número irracional (es decir, que no puede expresarse como una relación entre números enteros). Esto enfureció tanto a Pitágoras, que sostenía que todo está compuesto por proporciones racionales (también los números son la base de su ontología), que asesinó al estudiante e hizo jurar al resto de pitagóricos que guardarían el secreto. Sin embargo, uno de ellos escribiría sobre esto, llegando así hasta nosotros. Si tratamos el tema con más profundidad, vemos que entra más en el ámbito de las «elucubraciones de fans» que en el de la «teoría histórica», pero eh, lo mismo nos da. La demostración de Arquímedes es, supongo, en cierto modo parecida a esto (no lo pienses mucho). De la vida y obra de Pitágoras, hay que admitirlo, no sabemos demasiado.

Zenón de Citio y Zenón de Elea comparten el mismo nombre.

Filósofos en este cómic:
Más tiras de:

Esta tira es una adaptación al castellano de la original, de la serie Existential Comics, cuyo autor es Corey Mohler.