¡YA A LA VENTA LA COLECCIÓN EN TAPA DURA DE CÓMICS EXISTENCIALES!

existentialcomicscabecera

existentialcomicscabecera

botonSIGcoleccion

El monstruo de Wittgenstein

Él sólo quería encajar, pero los aldeanos estaban aterrorizados por sus tablas de verdad y su estilo aforístico.

¿No lo has pillado?

A Wittgenstein se le divide generalmente en dos: el «Wittgenstein temprano» y el «Wittgenstein tardío». El Wittgenstein temprano es el de su único libro publicado, el Tractatus Logico-Philosophicus. Las intervenciones del monstruo citan casi literalmente sentencias del Tractatus, que en su tiempo fue muy influyente, en especial entre los positivistas lógicos. El Wittgenstein tardío remite a su pensamiento en Investigaciones filosóficas (publicado de manera póstuma), que contradice gran parte de sus ideas del Tractatus (llegando a decir abiertamente que «el autor del Tractatus se equivocaba»). En Investigaciones filosóficas, afirma que el lenguaje no es la clase de cosa que puede analizarse partiendo de una base lógica, como aseguraba en el Tractatus. Así, por ejemplo, cuando estamos en la mesa y pedimos «que nos pasen la sal», no nos estamos refiriendo a un objeto presente en el mundo (la sal), sino que, en cambio, esperamos que el resto interprete la frase en su contexto social (y en otras ocasiones podríamos no referirnos a la sal, sino que se tratase sólo de una broma). Sin un entendimiento colectivo de la situación al completo, el acto del lenguaje no puede cobrar sentido. Pedir la sal es más un movimiento en una especie de «juego del lenguaje», donde esperamos que el resto de jugadores (los demás comensales) devuelvan cierto tipo de acción reactiva. Explicar el gesto como una referencia al mundo, o como proposición lógica, supone no haber entendido en esencia lo que es el lenguaje.

Filósofos en este cómic:

Esta tira es una adaptación al castellano de la original, de la serie Existential Comics, cuyo autor es Corey Mohler.