¡YA A LA VENTA LA COLECCIÓN EN TAPA DURA DE CÓMICS EXISTENCIALES!

existentialcomicscabecera

existentialcomicscabecera

botonSIGcoleccion

Immanuel Kant: Virgen a los 40

Un poco antes, aquella noche: «¿Vas a salir vestida con eso?» «Sí, a los hombres les encantan los sombreros de plumas. Les parecen muy atractivos». «Está bien, lo que tú digas, vayámonos».

¿No lo has pillado?

Immanuel Kant era un hombre muy aburrido.

Nunca llegó a casarse, y probablemente murió virgen. Se dice que sus conciudadanos ponían en hora sus relojes en base a los paseos de Kant, de tan precisos que eran en su regularidad. Básicamente, nunca salió de su ciudad natal. Su biografía consiste más que nada en: «Escribió algo de filosofía. No escribió mucha filosofía durante un tiempo. Leyó a Hume, y eso le hizo escribir más filosofía».

Según la Wikipedia, John T. Goldthwait supuestamente refutó la idea de que Kant fuera tan aburrido, en su introducción a las Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime, con los dos hechos que se mencionan a continuación:
1. Aunque nunca se casó, mantuvo una vida social activa, incluyendo una amistad con Joseph Green, un comerciante inglés.
2. Es un mito que nunca haya viajado más de 16 kilómetros fuera de su ciudad natal. Una vez llegó a viajar nada más y nada menos que 20 kilómetros para dar clases de filosofía, y en otra ocasión viajó nada más y nada menos que 145 kilómetros, de nuevo para dar clases de filosofía.

Dicho esto, y quizá sea sólo cosa mía, si mi vida se acerca a su fin y se le encomienda a un biógrafo defenderme de las acusaciones de ser aburrido, de verdad espero que cuente con mejores argumentos que «una vez viajó una pequeña distancia para enseñar filosofía, y tenía un amigo».

A David Hume y a Albert Camus, por otro lado, les iba la fiesta. La mujer del pub es Isabel de Bohemia, que tampoco llegó a casarse. Se la conoce por su correspondencia con Descartes, donde criticaba su dualismo sustancial.

Filósofos en este cómic:

Esta tira es una adaptación al castellano de la original, de la serie Existential Comics, cuyo autor es Corey Mohler.