fbpx
¡TIENDA ONLINE CON ENVÍO GRATUITO A TODA ESPAÑA!

existentialcomicscabecera

existentialcomicscabecera

botonSIG

La incoherencia de los filósofos

Averroes, tal y como suelen hacer los filósofos, trató de maquillar las incoherencias con un estilo rebuscado, pero no coló con Algacel.

¿No lo has pillado?

Algacel fue un filósofo, teólogo y místico suní muy influyente del siglo XI. Su trabajo más relevante, La incoherencia de los filósofos, tuvo un gran impacto en la teología y filosofía islámica de los siglos venideros. Principalmente se opuso a la metafísica aristotélica que habían adoptado los filósofos musulmanes anteriores, tales como Avicena. Algacel decía que la clase de metafísica que estaban desarrollando no era lógica, y que sólo la teología podría revelar las verdades últimas del mundo. Por lo que, mientras podamos investigar a ciencia cierta el mundo natural, las doctrinas metafísicas como la del intelecto activo no se sostendrán. En cambio, defendió la doctrina del ocasionalismo, que reivindicaba que Dios es responsable directo de todos los hechos. Así pues, para Algacel, nada encuentra su causa en causas naturales secundarias, sino que es Dios quien literalmente hace todo. El mundo se comporta en apariencia como si unas cosas fueran una y otra vez la causa de otras porque Dios es racional, por lo que, en términos generales, haría las mismas cosas bajo las mismas circunstancias. Algacel fue tan influyente que hubo quien dijo que su «irracionalismo» había sido la causa principal de la caída de la Edad de Oro del Islam. Desde este punto de vista, supongo, fue tan sólo una brutal coincidencia que los mongoles les invadieran justo después, cargándose a millones de personas y prácticamente borrando Bagdad del mapa (que era el centro cultural e intelectual del mundo islámico por aquel entonces). Según las fuentes, se arrojaron tantos libros al río que el Tigris se tiñó de rojo y negro, por la tinta y por la sangre de los filósofos a los que mataron. Pero, ya sabes, también podría haber sido la doctrina del ocasionalismo. Sólo una ida de olla.

Averroes (ibn Rušd) fue un filósofo muy importante del siglo XII, conocido por su comentario sobre Aristóteles. Publicó una crítica a Algacel, llamada La incoherencia de la incoherencia. Si Algacel hubiera estado vivo por entonces, es probable que hubiera ocurrido lo que he representado en el cómic. En lugar de eso, Averroes siguió publicando muchos más comentarios importantes sobre Avicena y otros, y fue el gran responsable del renovado interés que suscitaron los pensadores griegos (especialmente Aristóteles) en Europa. Averroes vivió en Al-Ándalus (hoy parte de España), y gozó de gran influencia entre los filósofos europeos (de hecho, Tomás de Aquino lo menciona como uno de los grandes filósofos, refiriéndose a él sucintamente como «El Comentarista»).

Filósofos en este cómic:
Más tiras de:

Esta tira es una adaptación al castellano de la original, de la serie Existential Comics, cuyo autor es Corey Mohler.